miércoles, 17 de noviembre de 2010

Tribeca Grill: un placer para el paladar



Casi tanto como con el Rock'n'Roll, los miembros del comando Pöpujedi también se pirran por la buena mesa. Qué le vamos a hacer... ¡no todo en la vida son Panteras Rosas, compadre!

Tras un par de días degustando pizzas grasientas (deliciosas, por cierto), hamburguesas del McDonalds y porquerías varias, era el momento de comer con cuchillo y tenedor. Primero, segundo y postre. ¡Y con servilleta de tela! Como está mandado, vaya. Y qué mejor que hacerle una visita al restaurante propiedad de Robert De Niro, el Tribeca Grill, que a mediodía ofrecía un suculento menú por 24 pavos (al cambio, unos 15 euros de aquí).

Como a la hora de arriesgar mi compañera suele meter la pata, con el entrante se fió de mi criterio. ¡Bravo, acerté! Las salchichas de cordero con garbanzos y salsa de tomate estaban de auténtico lujo.


Para el segundo, en cambio, cada cual se dejó llevar por su propia intuición, momento en el que mi compañera -esta vez sí- hizo gala de la fama que la precede, escogiendo unos gnocchis con tiras de carne y crema de nata que no resultaron de su agrado. Tampoco del mío. Pobre...


En su lugar, servidor volvió a marcarse otro tanto al jalarse un pedazo de ternera -tierno cual tocinillo de cielo- acompañado de guarnición de vegetales. Muy suculento.


Y para rematar: tarta de chocolates (con ese final) coronada con crujiente galleta almendrada bañada también en chocolate. No hay palabras para intentar describirla: pura delicatessen.


Y esto es lo que dio de sí en términos gastronómicos la visita a Tribeca Grill. Uno de esos restaurantes que te dejan, no sólo un buen sabor de boca, sino además un recuerdo imborrable.

El único punto negativo al rememorar esta experiencia es que, una vez de vuelta, indagando por la Red descubrí que en el mismo edificio, además del centro de operaciones de De Niro, el Tribeca Film Center, también se encuentra otro restaurante propiedad del actor, el Locanda Verde (una taberna italiana, de ambiente mucho más desenfadado y precios más económicos), y su hotel, el Greenwich Hotel, un lujoso establecimiento cuya estancia por noche -agárrate- no baja de los 500 dólares. Al alcance de unos pocos, desde luego.

11 comentarios:

günner dijo...

tiene todo buena pinta, pero bastante escaso, no?
Está claro que en EEUU los menús no son como aquí, pero bah...

Por cierto, lo de compañera lo dirás porque es tu compañera de viaje, no???
Porque no hay cosa más psuedo progre y cutre que llamar a tu novia compañera!

sammy tylerose dijo...

Gunner, me has quitado las palabras de la boca. Raciones poco generosas! Por desgracia, en Catalonia empieza a ser algo habitual. En la mayoría de restaurantes "buenos" los hombres de más de 80 kilos nos quedamos con hambre ... y el bolsillo vacio.

Miguel.Asturias dijo...

MMmmm me uno a los comentarios precedentes. Seguramente GUNNER estará de acuerdo conmigo en que si en cualquier restaurante de Asturias (exceptuamendo los modernillos} te ponen un plato así, posiblemente haya más que palabras. En fin, por aqui es qeu somos bastante triperos. ESo sí, todo parece buenísimo.

Ofersan dijo...

Pintaza todo, cuando fui a NY no me acerque, en la próxima ya lo tengo marcado. Saludos

PUPILO DILATADO dijo...

Diminuto, minimalista pero suculento post amigo. Sólo con oler el aire que respira asiduamente De Niro debería ser suficiente para alimentarte el día.

Saludos colega

günner dijo...

Iba a ponerlo, Miguel!... pero si digo que si a mi me ponen esa escasez, se lo tiro a la jeta, iba a quiedar muy basto! jeje

PopuJedi dijo...

Con hambre no nos fuimos, pero también os digo que no hubiese tenido ningún incoveniente en repetir de todo de nuevo. A mí me gusta ponerme hasta el culo cuando salgo a comer por ahí (también cuando estoy en casa, qué coño), pero teniendo previsto continuar caminando durante las 6 horas siguientes, tampoco es plan de salir del restaurante inflado como un globo.

Supongo, además, que las raciones se ajustaron al precio especial del menú; lo normal allí es que la broma te salga por 100$ por barba, así que imagino que por ese precio cargarán más los platos.

Por otra parte, lo normal en los USA es ponerlo todo a lo bestia (más o menos como en el Norte de España). Sólo hay que comparar el McDonalds de aquí y el de allí: mientras en España el refresco de 400 ml es el mediano, allí es el pequeño (la peña traga por litros). Y con la comida pasa más o menos lo mismo. No se pueden comparar las porciones de pizza de un Telepizza con las de cualquier pizzeria neoyorkina (son el doble). Un día fuimos a un local de la cadena Dallas BBQ, y el platazo que nos sirvieron fue éste:

http://farm2.static.flickr.com/1287/5187810392_f572dbe1c6_b.jpg

Charlie, cuando digo "compañera" me refiero -como bien dices- a "compañera de viaje" (es una forma de abreviar). Lo de referirse a la novia como "compañera", más que progre, me suena a viejuno, como "parienta" (que lo encuentro horroroso). Tampoco me gusta "pareja" (típico de gays y lesbianas); "chica" suena a adolescente; y "novia", una vez se ha rebasado la barrera psicológica de los 30, a mí me suena raruno.

sammy tylerose dijo...

En en English Garden de Munich, te ponen una ración como la de la foto, pero multiplicada x 2. Lo que sufrí para comerme las dos tandas de costillas y meterme el litro de birra ...
Y vamos a ver, entonces como coño te refieres a ella: ¿mi mujer? ¿mi chati? ¿my bitch? ¿my pussy?
Mi novia, aunque ya madre de mis hijos, será mi novia para siempre, jejeje.

Miguel.Asturias dijo...

¿Compañera? ¿Pareja? antes decíamos "la chorba" y no pasaba nada. No es que fuese una expresión de buen gusto, pero era mil veces mejor que las perlas que nos deja el país tan igualitario y eco sostenible en que nos estamos convirtiendo. Valiente mariconada.

Miguel.Asturias dijo...

Vaya SAMMY TYLEROSE no había leido tu comentario. Recuerdo haber estado en una especie de grill de Munich y pondría la mano en el fuego por que era el que tú dices. Era sencillamente B R U T A L, lo que más me jodió fue que fuimos tarde y quedamos allí solos, en aquella terraza con todo recogido poniéndonos hasta las trancas y espantando avispas, que no se porque pero eran legión. Un espectáculo bastante chungo, la verdad.

PopuJedi dijo...

¿"la chorba"? Hostia, hacía años que no lo escuchaba, pero es cierto, durante una época fue lo habitual. Muy garrulo, por cierto!

Pese a no sentirme demasiado cómodo con ninguno de esos términos, al final no ha habido más remedio que claudicar y tener que utilizar el convencional "novia" (aunque a ella no le gusta, y prefiere que me refiera a ella como "pareja", tócate los güevos). Le propuse llamarla "pussy" (a cambio de que ella me llamase "cock") pero no le convenció la idea ;D

 

Blog Template by YummyLolly.com - Header Image by Vector Jungle