sábado, 6 de agosto de 2011

Malditas Intros Rockeras


Cuando en mi tierna infancia empecé a meterme en serio en el mundo de la música -atrás dejaba una breve etapa comprando singles 45 rpm de hits poperos- lo hice, cómo no, con el hard-rock y el heavy metal. KISS, Maiden, Accept, Barón, Obús, AC/DC, Judas... lo que había por entonces, vaya. Pues bien, una de las cosas que me marcaron fue descubrir el gusto casi generalizado de estas bandas por incluir intros al inicio de algunos temas. Y no me refiero a intros instrumentales, no, sino a las construidas a base de F/X de sonido.


Hasta el momento, mi único encuentro con uno de esos fragmentos ambientales había sido el tema 'Thriller' de Michael Jackson. Ya sabéis, el chirrido de la puerta, los pasos, el aullido... Recuerdo que entonces todo aquéllo me llamó poderosamente la atención. Eran sólo unos pocos segundos, pero creaban la atmósfera perfecta para sumergirse en la canción. De forma casi inmediata me topé con otro tema que también se iniciaba con ruiditos varios. Mi hermano se compró el cassette del 'Destroyer' de KISS el mismo día que yo me hice con el vinilo del 'Thriller', así que pronto llegó a mis oidos 'Detroit Rock City' y su larguísima intro. Aquello fue un shock, lo prometo. Pasaban los segundos, yo miraba mi digital de pulsera, y seguía pasando el tiempo. '¿Cuando comienza la canción?'. A partir de esa experiencia mis sucesivos encuentros con las introducciones fueron más relajados, pero no menos excitantes.


Si no me falla la memoria, las siguientes en ser disfrutadas fueron las de 'Hells Bell' de AC/DC y 'Forever' de Ozzy, dos piezas que no hablaban de la Navidad pero que, curiosamente, incluían campanadas. La que más me impactó fue la de Ozzy, por supuesto. Recuerdo que en aquellos días tenía reciente el visionado de 'El Nombre De La Rosa', y toda aquella parafernalia cisterciense en un disco de rock chocó frontalmente contra mi inocente concepción del mundo. ¡Madre de Dios, quien hubiese dicho que años después aquellos cantos gregorianos se pondrían de moda con los monjes de Silos! Si hasta se pusieron a la venta remixes para las discotecas de pueblo. Lo que no pase en España...

Bien, capítulos vergonzantes al margen y retomando el hilo del tema de hoy, haré mención a una de las obras cumbres de esta corriente de pensamiento: los apoteósicos preámbulos pertenecientes al tercer disco de Iron Maiden. Por una parte, el interrogatorio en 'The Prisoner' era (y lo sigue siendo) de los que te dejaban prácticamente sin aliento. Jamás la aplicación del Quinto Grado sonó tan contundente y real. Las palabras caen como puñetazos, el ambiente, rancio como un calabozo de la Benemérita, se hace irrespirable, y esa risotada que pone fin al diálogo... esa risotada de loco le hiela la sangre al más valiente. Aunque para miedo, el que te entraba con el versículo bíblico de 'The Number Of The Beast'. La voz de Belcebú realmente es de las que acojonan, tronco, acojonan.


A partir de ese punto de inflexión, las intros pierden un poco la gracia, cayendo en picado en términos de popularidad y calidad. Las ambientaciones fantasmales y los monólogos de ultratumba se llevan la palma en los años siguientes, resultando cansinas, soporíferas y exasperantes. Pero, a pesar de ser norma, de vez en cuando sale a la luz alguna que vale la pena. Si más no, graciosa me parece la de 'Inside The Electric Circus' de W.A.S.P., y sólo de explosiva se puede calificar la de 'Impact Is Imminent' de Exodus. Aunque, sin ir muy lejos, la que más sonrisas provocó en su momento (al menos en mi círculo familiar) fue la de 'Another Sacrifice' de los catalanes Fuck Off. Era cachondo oir en un inglés carpetovetónico aquéllo de:

'-Who's play tonight?

-Fuck Off.

-What?

-Fuck Ooooooooff!!!!!!!!!!'

De risa, vamos. Por otra parte, en la categoría de 'intro insoportable' gana todas las medallas una a cargo de Manowar. Sí, has acertado, ésa es; esa barrabasada que lleva por título 'The Warriors Prayer', y que, gracias al cd, uno se puede saltar cómodamente con sólo pulsar un botón. ¡El cd, bendito invento! Todavía recuerdo el trance que suponía enfrentarse a la cara B de ese vinilo. Tenías 'Kingdom Come' y 'Hail And Kill' sonando de forma consecutiva (no, aquí no había bonus track), y, de repente, eras testigo de una entrañable escena de dormitorio entre un bárbaro anciano y su nieto ávido de sangre. El abuelete, a quien no hace falta insistir mucho, acepta contarle un cuento al chaval, ofreciéndonos una clase magistral de dicción de ¡más de 4 minutos! Por Crom, ¿en qué estarían pensando estos tíos? Confieso que solamente fui capaz de soportar aquella tortura en una única ocasión. A la que pinchaba el disco y oía al jodío crío decir lo de 'Granfather, tell me a story' rápidamente movía la aguja hasta el siguiente corte. Daba igual que estuviese sentado, de pie, o dentro de la camita bajo un alud de mantas; tenía que desplazar la aguja por cojones; de lo contrario, no sé de qué hubiese sido capaz. De alguna barbaridad, supongo.


Y bien, aquí lo dejo. Ya sé que en el tintero me he dejado las outros (es decir, coletilla al acabar la canción) y cientos de miles de intros (chasquidos de latas de cerveza, eructos, momentos de pasión, invocaciones, rugidos de motosierras, etc), pero mi intención no era ser exhaustivo. Si tienes (y quieres) algo que añadir al tema estás invitado a dejar un comentario relatando tu aventura particular en este fascinante microuniverso. Cualquier cosa vale: tus preferidas, las odiadas, las cutres, las que te ponen,... Ilústranos un poco en este pozo negro, leñe.
a


Nota: este post se publicó originalmente el 27 de enero de 2006 en el blog Non Stop Rock'n'Roll.


También dio pie a estos comentarios:

Anónimo: No se, la historieta esta de los manoguar me mola bastante, y no la suelo pasar cuando escucho el disco.

Viruete: We will fight on the earth, We will fight on the air, But we¡ll never surrender, Papa parapapa papa parapapa...

Mr.Hyde: A mi la intro de "Detroit rock City" siempre me ha gustado mucho,por que además como ya sabes, en determinados momentos de la canción oímos el ruido de fondo de la moto,como si la historia continuara...Otra intro muy divertida,aunque breve,es la de "Love in an elevator",al igual que la tormenta inicial de "Black Sabbath"...sólo es una tormenta,pero como acojona todo lo que viene después...

Anónimo: Resulta curioso este tema, a mi siempre me hangustado las intros, pero como soy tan sumamente moñas una de mis preferidas es (Y sera siempre) La introduccion del "silent Thunder" de Dare. Esas olas golpeando contra la roca me evocan algo magico...

jurgen: Me encanta el sonido de la tormenta en 'Boston Rain Melody' de Steve Vai. Cuando la escucho me entran escalofríos, como si realmente estuviera bajo la lluvia.

LVH: La intro de Electric Eye de los Judas, The Hellion, siempre me parecio la intro metalera por excelencia en cuanto a que me parecia cojonuda y te preparaba para un disco que, ya de por si, es un prototipo de disco de heavy metal, del bueno (y es que los Judas acojonan, tronco, acojonan). Recuerdo aquel Warrior's prayer por desgracia, ya que yo lo tenia en cassette y era un coñazo insoportable.

vgrant: Yo no es que sea muy metalero, así que tiraré más por otro lado. Eso sí, la intro de "Black Sabbath" la verdad es que es una obra maestra del género (el de las intros, quiero decir). También me gustan mucho esos pequeños detalles como la tos al principio de "Whole lotta love" de Led Zeppelin o la de "Sweet Leaf" de Black Sabbath. Ya en otro plan, la intro del "Dios existe" de Los Planetas (llamadme hereje si queréis =P) me encanta. Un minuto de pruebas de guitarra y batería y una voz que dice "puedes bahar las guitaras". Migala solían meter intros muy chulas en todos los discos. Me gusta sobre todo la del "Así duele un verano". Eso sí, para intros inquietantes la del "Ionic spell" de Standstill, que además es un disco del recopón. Buino, espero no haberme puesto muy pesado. Keep up the good job!!

Anónimo: Se me viene a la memoria Madhouse, de los Anthrax, de los que también me acuerdo del comienzo del disco Persistence of Time, con el tic, tac.

Caius Pupus: War of wrath, DEL Nightfall in Middle Earth DE Blind Guardian. Como outro, el de un disco de Finntroll (creo que la maqueta) que parece la música de los monster (más o menos) :)

HELLION: HOLA, SOY HELLION DE MEXICO, COMO DECIMOS AQUI EN EL DF "ESTA CHIDO TU BLOG". EL INTRO DEL TRACK 1 DEL SOUND OF WHITE NOISE DE ANTHRAX CREO QUE ES LARGUISIMO!!!


7 comentarios:

B.N.Fanzine dijo...

Mi primer vinilo fue coincidencialmente el thriller, mi madre me lo compro cuando yo tenía, aunque me daba más miedo el viedoclip que la canción del vinilo. Pero mi nivel máximo de miedo infantil, lo desarrolle cuando me regalaron el abigail de King Diamond un disco miy satánico y siniestro para un chaval de mi edad, la portada siniestra portada, un sujeto maquillado a lo simmons pero más malvado, pero lo que más miedo me daba aunque no fuera un intro, era la rizotada brujil de KD en family ghost como para manchar tanga!!!!!!!

Anónimo dijo...

Fast as shark de Accept....genial,brutal

Ofersan dijo...

Lade Fast a Sha sark de Accept, era corta pero mitica!!!!!!!

Obliterator dijo...

Las de Running wild especialmente la de Genesis, un temón que dura 15 minutos!

Las de cradle of filth, son muy ambientales y macabras

Y las de necrophagia y machetazo, con trozos de películas de culto, que ni ellos saben de donde las sacaron.

Salud!

Anónimo dijo...

la de pretty maids en su tema back to back,utilizaban el carmina burana...como nos motivaba en su epoca.

EdCharrúa dijo...

Viruete hay que puntualizar que a parte de usar ese discurso de Winston Churchill como intro por parte de Iron Maiden, Supertramp lo habían usado en el primer tercio de la canción Fool's Overture... Sólo es un dato que habrá gente que no conozca. En cuanto al tema que nos ocupa, Pink Floyd tiene infinitas intros interesantes, como por ejemplo la de la canción "Time". Saludos.

Larry Runner dijo...

Megadeth tiene alguna gloriosa. La de FUCK OFF a día de hoy me encanta jajajaja.

 

Blog Template by YummyLolly.com - Header Image by Vector Jungle