viernes, 12 de agosto de 2011

Pociones Diabólicas


Es vox populi que uno de los secretos para mantener una buena voz es la moderación etílica, cuando no la directa abstinencia. Bien, eso le puede servir a tenores, barítonos y demás cantores que aspiran a alcanzar con sus cuerdas vocales todas las notas y registros, pero semejante privación no es de aplicación ni para los clones de Lemmy ni para los voceras del Black Metal. Y es que el trato que debe dispensarse a una garganta capaz de expulsar los más cavernosos bramidos no requiere de mimos o cuidados, sino todo lo contrario. A mayor volumen de contaminantes irrigando el gaznate, superiores los resultados a obtener. Y si los agentes tóxicos son, además, de índole mefistofélica, mejor que mejor.


Cuenta una leyenda que, en la Roma del siglo dieciseis, un grupo de sacerdotes acudió al Papa Clemente VIII con la intención de persuadirle para que prohibiese -dado su carácter satánico- el consumo de café. No eran los únicos opositores, por otra parte, al uso y disfrute de la semilla tostada y molida del cafeto; al parecer, buena parte de los médicos de Europa consideraba su ingestión perjudicial para la salud, amén de contemplar sus efectos como una ofensa a los dogmas de la fe cristiana. Pues bien, afortunadamente para Juan Valdés y el resto de cafeteros, cuando el Pontífice saboreó la oscura infusión, no sólo desestimó la petición de sus prelados, sino que procedió a bendecir tan exótica y revitalizadora bebida. Tanto, pues, a favor del Maligno.


Pero degustar una taza de café en el desayuno o después de las comidas es el menor de los males que un blackmetalero de pura cepa debe cometer a lo largo de la jornada. Si se es fiel devoto, en las misas negras se beberá, tal como reza la "Biblia Satánica" de Anton LaVey, de un caliz rebosante de líquido a gusto del oficiante, siempre y cuando se trate de una bebida estimulante. Manga hancha, por lo tanto, que en estos menesteres ceremoniales tanto vale un buen chorro de Jack Daniels como uno de vino Don Simón... Por el contrario, si el Devil's Child adolece de problemas de hiperglucemia que no le permiten empinar el codo en los blasfemos rituales, una alternativa igualmente válida es bañar los corn flakes matutinos con cualquiera de las tres variedades de leche marca Crowley (¿en honor a La Gran Bestia de Aleister?); a poder ser desnatada, faltaría más, que a Belcebú no le gusta el exceso de grasa.


El bebedizo, en cualquier caso, que mayor difusión ha obtenido entre creyentes y no-creyentes ha sido, y sigue siendo, la cerveza. No por nada, tan gregario brebaje casa con la práctica totalidad de paladares, hallándose presente allí donde se sirven ricas viandas o allá donde se celebre un festejo, una celebración o un concierto. Y bien que lo saben los fabricantes, algunos de los cuales han rendido homenaje al -oh- instigador de tantos abusos alcohólicos mediante marcas y etiquetas de lo más evocadoras. Así, en Bélgica, el zumo fermentado de la cebada se ha bautizado con denominaciones tan anticristianas como Judas, Lucifer, Satan o Duvel (en castellano, diablo); en la vecina Francia con la no menos endemoniada Belzebuth; mientras que en Estados Unidos se ha decorado las cédulas de Stone Smoked Porter y Arrogant Bastard Ale con figuras demoníacas.


Aunque el caso más sorprendente lo tenemos precisamente dentro de nuestras fronteras, en forma de disparatada teoría filonazi fruto del consumo irresponsable de cerveza cornúpeta. Hablo de la Bock Damm, toda ella consagrada a la iconografía más perversa.


Sólo hay que reparar en la imagen del macho cabrío, antaño símbolo pagano que en manos de la Iglesia pasó a referirse a Su Satánica Majestad; o en la estrella de cinco puntas que sostiene el animal entre sus patas (estrella astutamente invertida para que sus aristas no apunten hacia abajo -como sí hace el diagrama de Baphomet en el pentáculo satanista-, convirtiéndola en una inocua estrella de David que echa por tierra cualquier posible sospecha).


Pero el detalle más perturbador se encuentra en la cifra que separa las dos palabras que dan nombre al producto: 1888. Como bien saben los iniciados en el ámbito nacionalsocialista, a los números 1 y 8 le corresponden, respectivamente, la primera y la octava letra del alfabeto; es decir, la A y la H. Descomponiendo la cifra obtenemos 18 y 88, equivalentes a AH y HH, siglas que suelen traducirse por Adolf Hitler y el saludo nazi por antonomasia "Heil Hitler!". Tampoco hay que pasar por alto que en alemán 'Bock' designa el término 'macho cabrío', o que la residencia oficial del Fuhrer durante su mandato se encontraba en Munich. Todo ello nos conduce a revelar que Bock Damm es la cerveza ideal para los miembros de la facción más radical del Black Metal, ésa que sostiene su copa con la mano izquierda mientras alza la diestra con la señal de los cuernos. ¡Burp, salud!





Nota: este post se publicó originalmente el 26 de septiembre de 2008 en el blog Non Stop Rock'n'Roll.


También dio pie a estos comentarios:

sammy tylerose: Aplastante teoría. Como he podido ignorar durante tantos años que detrás de Damm se esconde la ultraderecha amante de lo oculto. Si no me ordenas lo contrario, esta tarde me presento a comisaría con tus irrefutables pruebas. El caso del siglo!

John P. Maaaula: Excelente y delicioso artículo. No soy muy fan del Black metal (como mucho algo de Death y no muy extremo), pero comulgo totalmente con la ingesta de este fantástico brebaje. Un saludo.

manurhill: Gran post sobre las cervezas sólo he echado en falta la 666 BIERE DIABLEUSE 8º que se encuentra en algunos bares de BCN y que no debería faltar en un post diabólico. Saludos



6 comentarios:

B.N.Fanzine dijo...

Que buen post!!!!! te faltó el vino chileno casillero del diablo!!!!!!!

Anónimo dijo...

un post genial,llevo 12 años sin provar el alcohol y me lo estoy replanteando.hoy mismo pregunto,ya me imagino con mi primera birra en una decada, de noche en la beach o el bosque escuchando a danzig!! buena cosa me has enseñado jajajj
t,mena

Larry Runner dijo...

Madre de Dios! Que teorías! Anodadado me quedo. La próxima dinos que opinas del 11-M y del 11-S porque eso ya va a ser la leche jajajajaja.

Anónimo dijo...

esta noche llego a una cerveceria y le pregunto al psdeudobarman(camareros y barmans ya no quedan)hola
tiene alguna cerveza satanica? la reaccion del tio ha sido de estas tonto o eres tonto?logico en parte,se lo explico y despues de partirnos la polla de risa me saca una que ni me acuerdo como se llama y que quieres que te diga,llevaba 12 años sin beber y me parecio una mierda de birra,asin que le pedi una voll-damm y ahi si que disfrute como un bellaco.con dos volls ya iba to ciego jajaj el pedo me salio economico.
t,mena

Anónimo dijo...

satanas se lleva porcentaje por derechos de imagen?ya me veo a bautista de la sgae haciendose satanico jeje
t,mena

Obliterator dijo...

Que buen tema el de las cervezas demoníacas. Mi birra favorita es la maudite, es una ale roja canadiense que tiene 8 grados (casi como un vino) y realmente tiene el poder de dejarte tocado con una sola botella.

Como pueden ver en esta foto sale un diablo también en la etiqueta.

http://wheretotastebeer.com/wp-content/uploads/2010/06/IMG_0297.jpg

 

Blog Template by YummyLolly.com - Header Image by Vector Jungle